Al menos un muerto tras el sismo de magnitud 7,1 que sacudió la Ciudad de México y regiones aledañas la noche de este martes, con epicentro en Acapulco.

El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, dijo en Milenio Televisión que le reportaron el fallecimiento de una persona tras caerle un poste en una población del municipio de Coyuca de Benítez, cerca de Acapulco.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, había destacado minutos después del fenómeno que “afortunadamente” no se habían registrado daños ni información que de cuenta de perdidas de vida humana. “El general Sandoval, secretario de la Defensa, ha hecho una revisión en todas las zonas militares y ese es el reporte que se tiene: afortunadamente no hay daños graves”, había expresado anoche el mandatario. No obstante, se espera que las actualizaciones comiencen a llegar con el paso de las horas.

El sismo tuvo su epicentro 11 kilómetros al sureste de Acapulco, en el estado de Guerrero, a más de 370 kilómetros al sur de Ciudad de México, de acuerdo con el Sismológico Nacional. En un primer momento, esta entidad reportó una magnitud de 6,9. Sin embargo, luego se confirmó -mediante el Servicio Geológico de Estados Unidos- que el sismo fue de 7,1 puntos.

La alcaldesa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, escribió en Twitter: “Hasta el momento no se reportan daños graves”. Además, en diálogo con Televisa, contó que “la gente está en la calle asustada y que hay algunas fugas de gas que ya están siendo atendidas”. Y añadió: “Yo lo sentí extremadamente fuerte. Hay muchas réplicas”.

Sin embargo, en un intento por llevar tranquilidad a la población, les sugirió que “tengan a mano una lámpara de batería” y que “no se dejen llevar por las redes sociales”. “Tomen precauciones sin caer en el alarmismo”, aconsejó.

De igual modo, el titular de la secretaría de Seguridad Ciudadana, Omar García, dijo a Milenio TV: “Tentemos algunos cortes de luz, pero sin novedad relevante, el metro y el metrobús siguen funcionando”.

El sismo también se percibió con moderación en algunas regiones del estado de Puebla y con intensidad, en otras del Estado de México.

Turistas hospedados en hoteles de la avenida Reforma, una de las principales de la capital, también evacuaron despavoridos sus cuartos, tal como se pudo ver reflejado en imágenes televisivas.

Antecedentes

Este sismo ocurre a casi una semana y media de que el país recuerde los aniversarios de dos terremotos que provocaron varias muertes y daños y que quedaron marcados en la mente de los habitantes.

De esta manera, el movimiento telúrico provocó crisis de nervios en el centro de la Ciudad de México, cuyos habitantes aún tienen fresco el recuerdo trágico del sismo de 7,1 grados registrado el 19 de septiembre de 2017, el cual sacudió al centro del país y dejó 369 fallecidos, la mayoría en la capital. Sumado a este antecedente, la Ciudad de México fue devastada por terremotos ocurridos en septiembre de 1985 que dejaron más de 10.000 muertos.