Adelmar Anachuri, referente del sector, explicó en Radio Vos que la situación es muy complicada porque no perciben sus haberes, pero siguen brindando el servicio por tratarse de niños con discapacidad. Ayer se realizó la segunda marcha federal para reclamar que se escuchen sus problemas y vislumbrar una solución.

Demandan mejoras salariales y que las obras sociales paguen lo adeudado.
“En Salta expresamos nuestro reclamo en la Superintendencia de Servicios de Salud pero está cerrado hasta nuevo aviso”, dijo Anachuri.

Afirmó también que todavía no saben si les van a pagar o no y no “nos da el corazón para decirles ‘no’ a los niños”. Según el representante de los transportistas, los niños necesitan pañales, ir a sus controles o hacer los trámites presenciales.

“Ayer, al no recibir respuestas, fuimos al Centro Cívico Grand Bourg. Nos atendió Matías Posadas y nos prometió una solución, informando a Capital Federal que en Salta la situación es diferente y, que por lo tanto, se puede trabajar de manera normal y cobrar por esos servicios”, afirmó el Presidente de la Asociación de Transportistas.