Según contó el periodista Martín Arévalo, el atacante colombiano se mostró muy disconforme por la última decisión dirigencial de rechazar la oferta del Brujas de Bélgica, que presentó una oferta formal para llevárselo.

La última propuesta del club belga fue para comprar la totalidad del pase por un total de €7 millones más otros €2 millones en bonos (Boca tiene el 70% y Deportes Tolima el 30% restante). El jugador cafetero, con ganas de seguir su carrera en el exterior, le planteó al Consejo de Fútbol y a todos los dirigentes su intención de querer dejar la institución.

Ante otra nueva negativa, la respuesta fue tomar una decisión unilateral. Según relató Arévalo, Villa tomó sus cosas, las retiró del predio y se despidió de todos sus compañeros. Además, le exigió a la dirigencia que acepte la última propuesta.

Por otra parte, para poder irse, Villa también tiene que ver qué ocurrirá con su situación judicial, ya que fue denunciado por su ex pareja por violencia de género. La causa ya se elevó a juicio oral y las partes están a la espera de una fecha para que los magistrados resuelvan el caso. Para poder jugar los partidos en el exterior, el futbolista, al igual que Cristian Pavón, requirió de una serie de habilitaciones judiciales por motivos de trabajo.

El nuevo conflicto entre un futbolista del plantel y el Consejo de Fútbol se da en la previa del Superclásico con River por Copa Argentina, que se jugará desde el próximo miércoles en el estadio Único de La Plata. Para Miguel Ángel Russo, Villa es un futbolista importante y que genera desequilibrio. Visto el panorama actual, todo indica que no podría contar con él para el cruce contra los dirigidos por Marcelo Gallardo.