El ingeniero Normando Fleming estaba formando una empresa paralela para realizar las mismas tareas de Aguas del Norte, lo que fue observado por la Fiscalía de Estado como “incompatible” con sus funciones, además de violatoria de la ley de contrato de trabajo.

Según la decisión del directorio de la Compañía Salteña de Agua y Saneamiento (CoSAySa) Normando Fleming se valió de información privilegiada a la que pudo acceder a raíz de los distintos cargos que ocupó en la compañía del Estado, como director, gerente general y gerente de planificación, durante estos años.
La Fiscalía de Estado, por su parte, observó también que el nuevo emprendimiento encarado por Fleming, según consta en la Dirección de Sociedades Comerciales de la Provincia, denominado “Aguas Transparentes Sociedad Anónima Simplificada”, es “incompatible” con su labor dentro de Aguas del Norte.
Con esta empresa, Fleming se proponía a realizar trabajos de “captación, potabilización, tratamiento, transporte y distribución de agua proveniente de aguas privadas”, es decir lo mismo que en la actualidad realiza la compañía Aguas del Norte.  Por lo que Fiscalía Estado estableció que la “conducta desplegada por Fleming en su pretensión de inscribir una sociedad anónima simplificada” con objeto social similar al de CoSAySa “resulta una conducta reñida con la ética en el ejercicio de las funciones confiadas” anteriormente, además de violentar el “respeto de los principios y pautas éticas en el régimen de toda función pública, consistentes en honestidad, probidad, rectitud, buena fe, austeridad república”, etc.
El dictamen indica, además, que “resulta innegable la existencia de un conflicto de intereses y violación del deber de conducta a cargo del empleado”.
Por lo tanto, el directorio decidió por unanimidad, el pasado 26 de agosto “desvincular con justa causa” al ingeniero Fleming. Explicitando además que con su actitud recayó en “incumplimiento de los deberes de buena fe, diligencia y colaboración, fidelidad y del deber de no concurrencia”, según la ley de contrato de trabajo.
“La conducta desplegada por Ud. resulta una injuria laboral de gravedad tal que implica la pérdida total de confianza”, expresa el dictamen con el cual se notificó a Fleming de que ha sido “despedido por causa justa”. El directorio no descartó iniciarle acciones legales a Fleming conforme a la ley de lealtad comercial y defensa de la competencia.