No pudo ser. Las Leonas cayeron por 3-1 en la final del Mundial ante el poderoso equipo de Países Bajos, también verdugo de las argentinas en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que sigue con su hegemonía en el deporte.

Tras un gran inicio de las dirigidas por Fernando Ferrara, las neerlandesas inclinaron la balanza gracias a los goles de María Verschoor -luego del primer córner corto que tuvieron a su favor- y de Frédérique Matla en la primera mitad y a una contra perfecta finalizada por Felice Albers en el tercer cuarto. Descontó Agustina Gorzelany en el inicio del último parcial tras un córner corto.