La ONU convocó este lunes a una conferencia internacional con sus principales donantes como invitados, con el objetivo de llegar a recaudar aproximadamente 606 millones de dólares (509 millones de euros) para evitar una nueva crisis humanitaria tras la llegada de los talibanes al poder, y así lograr ayudar a 11 millones de afganos en situaciones vulnerables.

La conferencia va a poner a prueba a los gobiernos occidentales y a otros principales donantes tradicionales de la ONU que quieren ayudar y contribuir a la situación en Afganistan, sin entregar una victoria de relaciones públicas o dinero en efectivo a los talibanes, que lograron derrocar al gobierno respaldado internacionalmente en días.

Por ello, algunos gobiernos han propuesto que la ayuda sea entregada junto a una serie de condiciones. Está previsto que unos 40 ministros participen en la conferencia, a la que acudirá también el secretario general de la ONU, António Guterres, junto con el jefe del Comité Internacional de la Cruz Roja, Peter Maurer, seguido por decenas de representantes gubernamentales, incluido el ministro de relaciones exteriores alemán, Heiko Mass.

Un avión con más de 50 toneladas de suministros de Naciones Unidas ha aterrizado este lunes en la ciudad afgana de Mazar e Sharif, con el objetivo de repartir productos médicos y kits para tratar la desnutrición entre distintas instalaciones sanitarias.

Los servicios básicos en Afganistan se encuentran ahora al borde del colapso, tal y como indican las agencias de la ONU, que sostienen que la ayuda humanitaria permitiría mantener los servicios sanitarios, el suministro de agua potable y las instalaciones médicas, lo cual evitaría llevar a Afganistán hacia la hambruna. Por esto mismo, el Programa Mundial de Alimentos de la ONU, será uno de los principales beneficiarios en la recaudación de fondos.

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU, ha encontrado tras una encuesta que 93% de 1600 afganos no consumían suficientes alimentos, principalmente porque no tenían ingreso a efectivo para pagarlos.

El importe ayudará, además, a aportar medidas de apoyo a las mujeres, niños y a los más de 3,5 millones de desplazados internos con los que cuenta el país. Asimismo, permitirá entregar alimentos a la población afgana.

“Ahora es una carrera contra el tiempo y la nieve para brindar asistencia vital a los afganos que mas la necesitan” dijo Anthea Web, subdirectora regional del Programa Mundial de Alimentos de la ONU. “Literalmente, estamos rogando y pidiendo prestado el dinero para evitar que se agoten las existencias de alimentos”

Los funcionarios del Comité de Alto Rango para Refugiados de las Naciones Unidas, también han expresado su preocupación de que mas personas intenten buscar refugio en países vecinos, como Pakistán e Irán que ya tienen grandes poblaciones de afganos que han huido de su país para escapar la violencia y la guerra.

Filippo Grandi, ministro del comité de alto rango de la ONU para los refugiados, ha alertado del posible “resurgimiento de los combates, violaciones de los derechos humanos, el colapso económico y de servicios sociales”, lo que podría empujar a mas de la población a abandonar el país.

Si bien ya se ha escapado una enorme cantidad de gente del régimen, miles de afganos continuan desesperados por irse, con miedo a los talibanes y de lo que serían capaces. Ya han dicho que los extranjeros y afganos con sus documentos de viaje en regla podrían ir, pero sus garantías no son bien recibidas y muchos no han podido escapar ni lograr obtener determinados tramites.

Por el momento se ha dicho que en la conferencia los ministros no abordarán cuestiones políticas, como el posible apoyo a los talibán, un asunto que podría estudiarse más adelante y que dependerá de las acciones del régimen, según se ha explicado.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), otra agencia de las Naciones Unidas (ONU) también esta buscando ayuda para que instalaciones medicas en riesgo sobrevivan después de la retirada de dinero por parte de los donantes.