La antesala de los premios Grammy Latino no podía ser mejor para la música argentina: el Consejo Directivo de la Academia Latina de la Grabación entregó este miércoles a Fito Páez el Premio a la Excelencia Musical, una de las distinciones especiales que se otorgan a artistas, compositores y productores consagrados. En una ceremonia atravesada por la emoción, fueron galardonados distintos artistas destacados de la música hispanoamericana, que incluyeron al español y argentino por adopción Joaquín Sabina.

Ovacionado por sus colegas y abrazado al pie del escenario por el colombiano Carlos Vives, Fito se mostró exultante al recibir el premio de manos de Afo Verde, presidente de la discográfica Sony que lo acompaña hace años. “¡Ay Dios! Vengo de la ciudad de Rosario, soy un hombre muy afortunado, no me gusta la falsa modestia, entonces lo que voy a decir es real», comenzó el rosarino, visiblemente emocionado. «He tenido la suerte de formar parte del gran laboratorio artístico argentino de la música, porque al dejarme entrar a sus salas de ensayo, Litto Nebbia, Luis Alberto Spinetta y Charly García, que fueron tres mentores de parte de la invención de la música moderna argentina y americana. Me siento parte de un eslabón de todo el tesoro americano que se creó y que se inventó en todo el continente y de alguna forma no tengo más que gratitud, agradecimiento y alegría», señaló.

«Siento que medio la ligué de rebote, porque claro, cuando estás allí en la sala y está Charly García levantándote los dedos y te dice que la oncena se puede tocar o el Fa cuarta se puede tocar con muchísimas menos notas de lo que yo estaba tocando… o Luis Alberto Spinetta te dice que tenés que hacer un arreglo de cuerdas para tal orquesta, bueno… todo eso evidentemente te pone en una situación de privilegio y de gran responsabilidad», continuó Fito. «No sabía eso en aquel momento, porque era muy pequeño cuando estaba con ellos, pero de alguna forma, es tan fuerte el lenguaje musical, y marca tanto la vida de las personas, tanto en los hacedores como en los escuchas, que inevitablemente pasa el tiempo y recibir este premio para mí es realmente una responsabilidad. Por otro lado, cuando me llamaron de la Academia pensé bueno, me están llamando para que les devuelva los premios que me dieron… evidentemente me equivoqué. Así que con mucha gratitud, con mucho amor y con mucha alegría, recibo este premio precioso y se lo dedico a mi hijo Martin y a mi hija Margarita.”

El «Lifetime Achievement Award» se otorga a intérpretes que durante su carrera han hecho contribuciones creativas de sobresaliente valor artístico a la música latina y sus comunidades. Con ese galardón en el bolsillo, Páez se prepara para el lanzamiento de su nuevo álbum Los años salvajes, parte de una trilogía musical que saldrá el próximo 22 de noviembre.

Al caminar por la alfombra roja en la previa del evento, Fito adelantó que el disco fue grabado en Los Ángeles y que la primera parte que sale a la luz, justo en el Día de la Música, es el disco «de banda» que encabeza el tríptico. Los años salvajes incluye un tema junto al músico británico Elvis Costello, quien participó desde Cuba mientras Fito estaba en California, bajo la tutela de los productores musicales Gustavo Borner y Diego Olivero.

La segunda parte de este lanzamiento será en febrero y será una obra sinfónica para setenta músicos, con una sola canción propiamente dicha y el resto de las piezas instrumentales, a cargo de la Orquesta de Praga que pudo ser parte de este disco también vía Zoom.

En abril se conocerá The golden light, la última parte de esta trilogía donde Páez apuesta a la potencia de lo mínimo. Según dijo a Página/12 en la previa de la premiación, The golden light es un disco para piano y voz: “Grabé con un mini Steinway en un estudio muy chiquito en Miami. Era el disco más riesgoso, porque era el tercero y yo ya estaba agotado. No tenía las piezas compuestas, tenía los materiales… y llegué allí y apareció un disco hermoso.” Junto con este último álbum saldrá una caja que integra los tres discos. Fito espera poder presentar este nuevo material en Buenos Aires, en el Teatro Coliseo o en el Teatro Colón, en tres jornadas consecutivas, una para cada disco.