Las claves del nuevo Código Procesal Penal Federal que se implementa desde hoy en Salta

Locales 11 de junio de 2019 Por
La Justicia Federal implementa los cambios también en Jujuy. La reforma significa un cambio de paradigma. De qué se trata.
imagen-ilustrativa-argentinagobar-presidencia-nacion-121801-170339

A partir de hoy en Salta y Jujuy se inicia la implementación del nuevo Código Procesal Penal Federal que pasa de un sistema inquisitorio a uno acusatorio. El mismo fue sancionado a fines de 2014 y reglamentado el 7 de febrero de este año.

La aplicación se hará de forma gradual y depende de una comisión bicameral del Congreso que evaluará en qué jurisdicciones se implementará luego y se prevé que demore entre cinco y siete años en implementarse en todo el país. “Los procesos son largos porque hay que adaptar estructuras, cambiar hábitos y la cultura del trabajo, también hay que incorporar perfiles diferentes en las fiscalías”, indicó Juan José Benítez, subsecretario de Justicia y Política Criminal del ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Según los fiscales consultados este cambio va a lograr una justicia federal más rápida, eficiente y que aproveche mejor los recursos. “Los fiscales investigarán y los jueces juzgarán de manera más imparcial y los defensores defenderán. Este nuevo sistema busca acercar la Justicia a la gente”, indicó Juan Manuel Olima Espel, secretario de Coordinación Institucional de la Procuración General de la Nación.

Las claves de este cambio

Salta y Jujuy son las provincias elegidas en la primera etapa. “Salta se prepara desde hace tiempo con el sistema acusatorio, con sus propios fiscales provinciales, con el exprocurador López Viñals y la apoyatura política”, dijo el fiscal Carlos Rívolo Fiscal Federal N°2 ante Juzgados en lo Criminal y Correccional Federal de Capital Federal y aseguró que para que esta reforma se implemente debieron conjugarse la política judicial, ejecutiva y legislativa.

El sistema que se venía implementando se denominaba inquisitorio: las facultades de acusar y juzgar recaían en manos de una misma persona, o mejor dicho, el juez (Poder Judicial) y el órgano acusador (Ministerio Público) trabajaban a la par, esto significaba que el Juez no era 100% neutral, ya que su trabajo era acusar y colaborar en la investigación. En el actual Sistema Acusatorio, las partes (fiscalía y defensa) se enfrentan en igualdad de oportunidades ante un juez imparcial, quien, con base en las pruebas y argumentos, decide si condena o absuelve a un imputado. Las pruebas se presentan ante el juez oralmente y con testigos, se someten a debate y confrontación por las partes ante el juez, quienes se esfuerzan para convencerlo de sus posiciones. “El fiscal debe tener dos principios claros: la objetividad y la legalidad. No se consiguen las pruebas ni se incorporan de cualquier manera. Debe haber objetividad en la justicia”, explicó Rívolo.

Con respecto a las causas que se venían trabajando, se creó una Unidad de transición que las llevará adelante con un fiscal.

Qué sucederá con los famosos expedientes. “Veníamos de un proceso mixto en cuanto a la prueba escrita y la indagatoria oral, ahora se hará más hincapié en sensaciones de la gente brindando un acercamiento a ellos”, indicó Olima Espel.

El protagonismo de la víctima. “Con esta reforma va a tener acceso directo a las investigaciones dentro de la unidad fiscal, además, habrá un área de asistencia a la víctima que se encuentra ante un mundo que no conoce y es necesario explicarle en un lenguaje simple cómo sigue el proceso que se inició, por ejemplo”, dijo Olima Espel al respecto. “Acá la víctima va a ser protagonista del proceso. Antes era tomada como un objeto: se tomaba la prueba de ella y nada más, no era tomada en cuenta, no se le comunicaba cuando, por ejemplo, a un agresor sexual se lo liberaba. Ahora la victima podrá participar de las audiencias y jueces y fiscales deberán escuchar su opinión y notificarla de las decisiones y ella se podrá oponer a las mismas. Será importante el contacto de los jueces y fiscales con ella porque podrán evaluar mejor cómo le afectó el delito”, finalizó Benítez.

Los temas pendientes de la Justicia

Varios de los fiscales consultados hablaron de la importancia de la autarquía financiera de la Justicia. “Si no tenemos dinero no podemos investigar ni trabajar, es una deuda pendiente del Ministerio Público y, en estos términos la política tiene que volver a acordar qué sistema judicial pretende”, indicó el fiscal Rívolo.

Además, mencionaron la reforma del Código Penal que se está discutiendo desde un tiempo a esta parte. “Está atrasado y hay muchos delitos nuevos. Actualmente teníamos todo diseminado: la ley ambiental, de trata, de terrorismo, del arrepentido; todo eso había que ponerlo en un nuevo compendio. Pero también hay que agregar nuevos delitos como el grooming y la pedofilia, entre otros”, concluyó Rívolo.   

Te puede interesar