Escalofriantes escenas de guerra sindical en México que dejó dos muertos

Internacionales 10 de mayo de 2019 Por
En la plaza central de Cuernavaca asesinaron a dos líderes sindicales, después de una reunión en el Palacio de Gobierno sobre comercio ambulante. También hubo periodistas heridos.
d6jrzx1xkaabzew_crop1557427382219.jpg_1734428432

 
 
Dos líderes sindicales fueron asesinados en el centro de la ciudad mexicana de Cuernavaca durante una protestas de comerciantes. 

Al agresor, identificado como Max "N",  no lo detuvo la presencia de funcionarios y periodistas, por lo que se preparó en medio de la plaza para cumplir con su objetivo de matar a Jesús García Rodríguez y Roberto Castrejón.

García Rodríguez trabajaba como secretario general de la Sección 15 de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), mientras que Castrejón era el secretario general sustituto de la CTM.

El sujeto se vistió una sudadera negra y con una pistola calibre 9 milímetros, disparó contra los gremialistas.

Ambos encabezaron el último miércoles la marcha y bloquearon la avenida Galeana esquina con Gutemberg. Al sitio, llegó el secretario de Desarrollo Social, Gilberto Alcalá Pineda, para llegar a un acuerdo. Mientras éste daba declaraciones a la prensa, comenzaron los disparos.

De acuerdo a los testigos, dos personas llegaron al lugar cuando uno de ellos disparó a quemarropa primero contra Castrejón, y luego contra García Rodríguez. Finalmente contra Rafael, hermano de Roberto.

El camarógrafo René Pérez, se encontraba junto a García, por lo que fue alcanzado por un impacto de bala. Pese a que tuvo fuerzas para esquivar las otras detonaciones, poco después cayó boca abajo. Hasta el momento sus compañeros lo reportaron fuera de peligro.

8_crop1557428117351.jpg_1734428432
Tras su cometido, el atacante, que cobró 5000 pesos por el acto criminal, se abrió paso entre los periodistas agachados para intentar darse a la fuga.

Aunque corrió por el Palacio de Gobernación, antes de bajar un bloque de escaleras tropezó y perdió el arma. Se repuso, pero no por muchos minutos, pues en la plazuela del Zacate ya lo esperaban policías municipales. 



Te puede interesar