"Mátenme, ya me arruinaron": la súplica del comerciante al que le robaron 600 mil pesos

Nacionales 11 de abril Por
Los delincuentes entraron por la noche y ataron al matrimonio de pies y manos con corbatas.
salondefiestas

Devastado. Así quedó el dueño de un salón de fiestas del barrio Malvinas, en La Plata, después de las cuatro horas que les llevó a dos delincuentes armados robarle todo lo que tenía. “Ya está, ¿por qué no me matás después de esto? Me dejás arruinado”, les pidió. La respuesta fue tan implacable como el delito. "Nosotros no matamos a nadie".

Apenas había pasado la medianoche. Dos ladrones se treparon por una escalera, rompieron un vidrio y forzaron la puerta. Otros dos cómplices se quedaron esperando afuera, del otro lado de un hueco que habían abierto en el alambrado perimetral, esperando a que salieran con el botín.

Cuando irrumpieron en su casa, ubicada en el mismo predio donde funciona el local de eventos, Alfredo Ortega y su mujer estaban durmiendo. La sorpresa dio paso al miedo y de un momento para otro se encontraron los dos atados de pies y manos con corbatas.

El objetivo de los delincuentes estaba claro. Buscaban la caja fuerte y como el matrimonio aseguró que no tenía la combinación, les llevó buena parte de la noche abrirla por la fuerza. Finalmente lo lograron y se quedaron con los 600 mil pesos que había adentro. Eran todos los ahorros que tenía Alfredo.

Fue entonces cuando el hombre suplicó que lo mataran, pero se fueron con la misma tranquilidad con la que habían entrado sin darle ni un solo golpe. Los dejaron atados y se fueron con el dinero y todos los electrodomésticos que encontraron a su paso.

Te puede interesar