Primero fue Winnie Pooh, ahora Peppa Pig: la censura en China no para

Internacionales 02 de mayo de 2018 Por
Consideran que el personaje infantil se transformó en un ícono “subversivo” de una juventud “ociosa” y antisocial.
pi

Una plataforma china de Internet censuró el famoso dibujo animado británico Peppa Pig, y varios medios estatales critican la “adicción” del público infantil. Consideran que el personaje se transformó en un ícono “subversivo” de una juventud “ociosa” y antisocial.

Al menos 30.000 episodios de la famosa cerdita rosa fueron retirados de la popular plataforma de videos Douyin y la etiqueta #PeppaPig fue prohibida, informó ayer el diario oficial Global Times.

Según un documento citado por el periódico, del que la AFP no pudo verificar la autenticidad, el dibujito infantil de la BBC forma parte de una lista de contenidos censurados por Douyin en la que también aparecen los hombres travestidos, los desnudos excesivos y “los comportamientos eróticos”.

Las críticas

El Diario del Pueblo, portavoz del Partido Comunista en el poder, denunció el jueves pasado los efectos perversos de una “comercialización” de Peppa Pig, que las estrellas de la red muestran hasta la saciedad. “Muchos escolares intentan diferenciarse compitiendo con sus relojes y accesorios de Peppa Pig”, para beneficio de los “fabricantes de falsificaciones”, alertó la publicación.

El Global Times se refería ayer también a esta “adicción” de los niños, lo que lleva a algunos a “gruñir y saltar en los charcos”. Otro lado oscuro del éxito de Peppa Pig, según el gobierno chino: la propagación de episodios falsos, memes y parodias de humor negro o directamente pornográficas, denunciaba el enero el Global Times.

Además, insiste que la chanchita “se convirtió en un ícono para la subcultura” de una juventud “hostil a los valores de la cultura dominante, a menudo poco educada y sin trabajo estable, ociosa, en las antípodas de la juventud que desea cultivar el Partido”. Peppa Pig “dio un giro subversivo” y su popularidad “viral” ilustra “una sed de novedades y de sátira susceptible de perjudicar la moral de la sociedad”, afirma el Global Times.

Este nuevo apretón de tuercas se inscribe en la ola de represión lanzada por el régimen comunista para librar a Internet de todo contenido que se desvíe de los “valores centrales del socialismo” y critique las normas sociales establecidas.

El boom “Peppa Pig” en China

“Peppa Pig”, que llegó a China en los años 2000, se hizo tremendamente popular gracias a los capítulos doblados al mandarín. Pero ese fervor se intensificó a finales de 2017 entre un público de jóvenes adultos, con la multiplicación de selfies de internautas -incluidas algunas estrellas- con calcomanías de Peppa Pig. También se arrancaban de las manos los objetos derivados de la serie, como tazas, relojes o ropa con la cara de la cerdita.

Te puede interesar