El Gobierno ahora se entusiasma con la marcha a favor de Mauricio Macri

Locales 31/03/2017 Por
En el oficialismo aseguran que crecieron la menciones del #1A en las redes. Si es masiva, agradecerán el apoyo.
SktWvfshg_930x525

“Voy a hacer una propuesta y la voy a argumentar. Propongo hacer una marcha nacional ESTABILIZADORA. No de apoyo al Gobierno, sino a la democracia”. Ese tuit publicado el 10 de marzo fue el que, según reconstruyeron en la Casa Rosada, sirvió para motorizar la marcha del #1A de la que el Gobierno se despegó con timidez, pero que fogoneó por lo bajo a pesar del pedido de la UCR para desentenderse de la misma.

Los 140 caracteres salieron de la cuenta @Rex_Aluminio un hiperactivo usuario que no revela cuál es su verdadera identidad, pero que en cinco años ya publicó 78 mil tuits, un promedio de 42 por día. Tres días antes desde otra cuenta habían convocado a la marcha, pero no tuvo el rebote del tuit mencionado. En la cuenta de @RexAluminio se destacan los lugares de convocatoria. El epicentro será la Ciudad y el obelisco, pero convocan en todas las provincias.

El sábado entre las 18 y las 19 tres columnas se reunirán en Callao y Santa Fe, Corrientes y Pueyrredón y Avenida Belgrano y 9 de Julio. A las 20 partirán hasta la Plaza de la República. También elegirán diferentes plazas de todo el país. Habrá congregaciones en diferentes esquinas y barrios (Acoyte y Rivadavia, Triunvirato y Olazabal, Avellaneda y Nazca, San Pedrito y Directorio, Plaza Devoto, San Juan y Boedo, Donato Alvarez y Rivadavia, Cabildo y Juramento, entre muchas otras).

La elección de los lugares y los horarios no fue casual. Es la misma que habían elegido los organizadores del 8N, la masiva marcha de noviembre de 2012 contra Cristina Kirchner. “Si a los chicos del 8N les funcionó, a nosotros también. Lo que funciona NO SE CAMBIA”, escribe el usuario anónimo, que también replica todas las muestras de apoyo de figuras públicas que adhieren, como el actor radical Luis Brandoni.

En el Ejecutivo siguen monitoreando el nivel de adhesión a la convocatoria después de que Marcos Peña y Mauricio Macri aclararan que el Gobierno no convocaba, pero que jamás les pedirían a nadie que no se expresara. Aseguran que en las últimas horas creció la cantidad de menciones en las redes sociales, pero también -insisten- creció el “boca a boca”. Militantes, familiares, voluntarios y funcionarios consultan a referentes de Cambiemos para saber qué deben hacer. El diálogo se repite: “¿Tienen ganas de ir? Entonces vayan”, repiten.

Nadie se anima, sin embargo, a anticipar con cuántos manifestantes considerarían un éxito la convocatoria. Descuentan que si el número de asistentes es visible, Peña y/o Mauricio Macri agradecerían el apoyo. El entusiasmo, sin embargo, no es compartido por todos en el Gobierno. Algunos temen complicaciones, infiltrados o un fracaso estrepitoso. Después de todo, la marcha del #8N fue un jueves. Los más optimistas, sin embargo, tienen más poder.

Te puede interesar