¿Por qué es tan importante tomar un buen desayuno?

Internacionales 27 de julio Por
Su consumo regular está asociado a mejoras en el rendimiento físico e intelectual y se considera un marcador positivo en la prevención de la obesidad infantil. Claves para un desayuno nutritivo y eficaz
iStock-502808838

El desayuno es la comida más importante del día, según explican los médicos y actúa como llave para "poner en marcha" al cerebro luego de varias horas de sueño. Es una especie de despertador que activa el estado de alerta del ser humano para que pueda hacerle frente a las actividades cotidianas.

Su consumo regular está asociado a mejoras en el rendimiento físico e intelectual y se considera un marcador positivo en la prevención de la obesidad infantil.

Entonces, ¿qué debe contener el desayuno ideal? El principal nutriente es el calcio, un mineral íntimamente relacionado con la calidad de la formación ósea que, si se consume de manera correcta por la mañana, garantiza el 50 por ciento de los valores diarios recomendados.Desayuno20

 

La licenciada en Nutrición, María Laura Romano, explicó una serie de tips y recomendaciones para que un desayuno sea completo y que no haya excusas para luego sentirse débil o sin energía.

Según la profesional, un buen desayuno debe contener:

-Una porción de lácteos -leche, yogurt, quesos- que aportan proteínas y calcio.

-Una porción de carbohidratos, idealmente de digestión lenta, ya que brindan mayor saciedad a largo plazo -pan integral con semillas, cereales integrales, galletitas con avena, salvado, frutos secos o semillas-.

-Una fruta – siempre que sea posible, fresca y con cáscara, también para brindar más saciedad.

"Aunque muchos la teoría la saben perfectamente, en la práctica no sucede lo mismo y resulta que por diferentes motivos las personas omiten el desayuno", comentó la especialista, que brindó algunos ejemplos y las posibles soluciones para poder lograrlo.

¿Qué hacer si "no te levantás con hambre"?

-En este caso es probable que se esté cenando muy pesado. Lo ideal sería comenzar a cenar más liviano para levantarte con hambre y poder realizar un desayuno completo.

-Si incluso cenando liviano, uno se levanta muy temprano y a esa hora no tiene hambre, se puede tomarlo más tarde y hacerlo saludable igual. En lugar de picotear galletitas o facturas en el trabajo, conviene llevarse pan integral fresco o tostadas de salvado y tener queso crema para untarlas.

¿Qué hacer si "no tenés tiempo"?

Si el problema es el tiempo, hay varias estrategias para poder solucionarlo:

-Prepararlo la noche anterior, aunque sea una parte, y hacer el resto en el trabajo o en la facultad.

-Se puede dejar armada una ensalada de frutas natural y mezclarla con una "crema light" hecha con queso untable, edulcorante y esencia de vainilla.

– O al revés, comer una tostada en dos minutos y llevarse la preparación en un frasco o tupper para comer más tarde.

– O incluso, a ese mismo tupper agregarle un puñado de cereales integrales.

¿Qué hacer si "te aburre desayunar siempre lo mismo"?

Hay varias opciones para poder variar el desayuno sin dejar de hacerlo completo:

-Combinar tostadas con queso untable y en lugar de siempre agregarle mermelada cambiar por miel, frutas frescas cortaditas y por qué no un poco de dulce de leche.

– También se puede armar en un bowl un poco de yogurt, frutas y granola

– O preparar unos panqueques súper fáciles para compartir. Licuando 1 huevo, 1 banana, 1 chorrito de leche, 1/2 taza de avena, edulcorante y esencia de vainilla. Acompañar con frutas frescas y la "crema light".

"Lo ideal es trasmitirle este hábito a los más chiquitos para que lo mantengan a lo largo de su vida", concluyó la experta en nutrición.

Te puede interesar