EE.UU. se comprometió a agilizar el envío de datos sobre las coimas de Odebrecht y otros casos

Nacionales 06 de junio Por
Garavano, tras reunirse con el fiscal general norteamericano, dijo que el departamento de Estado nombrará un agregado judicial en Buenos Aires para ayudar a la cooperación entre las justicias
SJjSwdXMb_640x361

Estados Unidos se comprometió a agilizar los pedidos de información de la justicia argentina sobre casos emblemáticos como Odebrecht y Nisman y también instalará a un funcionario judicial permanente en la embajada estadounidense en Buenos Aires para facilitar el intercambio de datos sobre temas de corrupción, terrorismo y narcotráfico, según dijo ayer el ministro de Justicia German Garavano, de visita en Washington.

Garavano y el secretario de Seguridad Eugenio Burzaco se reunieron ayer unos 20 minutos con el Fiscal General estadounidense Jeff Sessions y conversaron sobre la cooperación entre los ministerios en temas de corrupción, justicia, terrorismo y seguridad. En ese marco, los argentinos plantearon concretamente el caso Odebrecht, la empresa brasileña que admitió haber dado coimas en el pasado a funcionarios argentinos por unos 35 millones de dólares, y también el de la investigación sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman. “Transmitimos la necesidad de que se facilite información a los jueces y fiscales que están investigando” el tema en la Argentina y que han emitido exhortos que están pendientes en la justicia estadounidense, dijo Garavano en diálogo con corresponsales argentinos en Washington.

“Ellos se comprometieron a tratar de agilizar esos trámites”, dijo el ministro, aunque aclaró que los que tienen que resolver los pedidos son los jueces y ellos solo podrían ver si hay cuestiones formales que pueden entorpecer. “Harán un seguimiento de esas rogatorias”, dijo Garavano. Los temas más importantes serían los nombres de los funcionarios argentinos que según la empresa recibieron las coimas y si hubo cuentas en suelo estadounidense que fueron utilizadas para los sobornos. “Nuestra tarea en esto es ver cómo logramos colaborar para que la información de la justicia estadounidense pueda ser compartida por la justicia argentina”, señaló.

El ministro aclaró que el tema Odebrecht aún está en trámite en Estados Unidos, lo que “siempre es un obstáculo porque generalmente la información se comparte cuando el caso está terminado”.

En el expediente de la muerte de Alberto Nisman, los pedidos de la justicia girarían en torno de los mails que el fiscal envió a través de servidores estadounidenses así como también los movimientos de las cuentas que tenía radicadas en Estados Unidos.

Los funcionarios argentinos se mostraron alentados por la novedad de la designación el mes próximo de un funcionario judicial en la embajada estadounidense en Buenos Aires, que servirá de “asesor o agregado jurídico” para temas de corrupción, terrorismo y narcotráfico con jurisdicción también en Brasil, Uruguay y Paraguay. Esta posición hasta ahora solo figuraba en lugares clave para Estados Unidos como México y Colombia. “Facilitará la cooperación judicial”, señaló el ministro, que aclaró que estos países tienen niveles de “pedidos de rogatorias muy altos”.

Garavano se mostró esperanzado, luego de que los fiscales enviados recientemente a Brasil, donde está radicada la causa madre de Odebrecht, volvieran con las manos vacías: “Ojalá podamos establecer el camino por el que se pagaron los 35 millones de dólares de coimas”, dijo. “Argentina es el país que más demorado está en la región en la investigación. La causa de la demora está en la Justicia argentina y no en EE.UU. Pero estas cosas pueden facilitar el camino”, afirmó.

Burzaco destacó también la preocupación de los funcionarios estadounidenses por el tema del terrorismo, lavado de dinero, trata de personas, que fue planteado de manera “insistente y contundente”.

La capacitación fue otro tema importante del diálogo, no solo con Sessions sino también con el subsecretario en ejercicio del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Francisco Palmieri, con quien se reunieron también ayer. Hay acuerdos para cursos en temas de tecnología y lo que se llama la “Deep web”, los rincones más profundos de la web donde se cometen delitos como trata de personas, terrorismo o lavado de dinero, entre otros. También funcionarios judiciales serán capacitados en temas de delitos complejos.

La agenda en Washington sigue. Garavano y se reunirán hoy en la Casa Blanca con Juan Cruz, el funcionario encargado de la región del Consejo De Seguridad Nacional y con representantes de la entidad B'nai B'rith con quien abordará el caso Nisman. El secretario de Seguridad se quedará un día más para encontrarse con autoridades del Departamento de Seguridad Interior y el servicio secreto, sobre todo para compartir información sobre coberturas de seguridad de grandes eventos, con miras a la organización en Buenos Aires, este año y el próximo, de las reuniones de la Organización Mundial de Comercio y el G-20.

Te puede interesar