Cuatro estados del Golfo rompieron relaciones con Qatar y hay tensión en la región

Internacionales 05 de junio de 2017 Por
Arabia Saudita y otros países argumentaron el supuesto apoyo qatarí a organizaciones extremistas como Estado Islámico. Hace 10 días Trump estuvo allí y pidió que se unan a la lucha contra el terrorismo.
arabia1

A los conflictos internacionales con Corea del Norte y el Rusiagate, el mundo debe agregarle a partir de esta noche un nuevo problema diplomático con consecuencias que pueden ser inéditas. Arabia Saudita y otros países del Golfo de Pérsico anunciaron el rompimiento de las relaciones diplomáticas con Qatar para proteger al reino "del terrorismo".

La coalición árabe, encabezada por Arabia Saudita, justificó la decisión debido al supuesto apoyo de Qatar a organizaciones yihadistas como Al Qaeda y al grupo Estado Islámico en Yemen. La agencia estatal de Riad SPA informó que los vínculos quedan cortados y que la frontera con su vecino fue cerrada "para proteger la seguridad nacional de los peligros del terrorismo y el extremismo". En la misma línea pautada por Riad, otros Estados del Golfo adoptaron la misma medida.

De acuerdo a otras agencias de la región arábiga, el pequeño reino iba a cortar los vínculos con Doha por sus reiteradas amenazas "a la seguridad y la estabilidad de Baréin y por intromisiones en sus asuntos".

El ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto informó que El Cairo decidió "poner fin a sus relaciones diplomáticas con el Estado de Qatar" ya que "apoya el terrorismo". De esta manera, quedaron cerradas todas las rutas marítimas y áreas entre los dos países. Qatar quedó expulsado de la coalición militar árabe que interviene en el conflicto en Yemen.

La decisión de Arabia Saudita y sus socios de la región se da 10 días después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, fuera a Riad, donde fue recibido por el rey Salmán, de 81 años.

Trump dio un discurso en el que le pidió a todos los estados árabes que luchen contra el "extremismo islamista" ya que no es "una batalla entre religiones". "Unanse a mí, combatamos juntos. Porque unidos no podemos fracasar, nadie lo logrará. Espero que el día de hoy pueda ser recordado como el comienzo de la paz en Medio Oriente y en todo el mundo", sintetizó.

Te puede interesar