Condenaron a 16 años de cárcel al asesino del chico que gritó un gol de Boca

Nacionales 19/05/2017
El Tribunal entendió que no hubo alevosía y la condena quedó lejos de la prisión perpetua que pedía la familia.

Gustavo Aníbal Olivera (53) fue condenado a 16 años de prisión al ser encontrado culpable de haber asesinado de una puñalada en mayo de 2016 al joven músico Eduardo Cicchino porque gritó un gol de Boca en un bar del barrio porteño de San Telmo.

Se trata de una condena alejada de lo que había pedido la familia y la querella, de una prisión perpetua, al entender que hubo un homicidio con alevosía.

Todo había comenzado el año pasado, mientras Eduardo veía junto a sus amigos el parto de Boca vs Nacional por la Copa Libertadores en el bar. Olivera se molestó después de que le joven gritara un gol y comenzó a insultarlo.

Según relatos de testigos, Eduardo fue a pedirle calma al hombre: "Grité un gol, nada más, calmate". Lejos de escucharlo, Olivera sacó un cuchillo que tenía escondido y le dio un puntazo en el pecho.

La víctima resistió durante dos semanas en plena agonía, después de tres intervenciones quirúrgicas hasta que finalmente murió por un derrame de sangre.

En su última intervención durante el juicio, Olivera había pedido perdón en su defensa ante el Tribunal Oral en lo Criminal 28. Sin embargo, no conformó a la familia.

"Por los menos tenemos un fallo de primera instancia, pero nadie nos va a sacar de la cabeza que acá hubo alevosía, no le dio tiempo a nada a mi hijo, ni a ver que lo estaban por atacar", dijo Marcelo, su padre.

Te puede interesar