Nuevo revés para el biodiésel argentino en Estados Unidos

Nacionales 05/05/2017
La Comisión de Comercio Internacional confirmó una investigación por supuesto dumping y subsidios, que perjudica a los envíos del combustible a ese país. Es la principal exportación hacia ese destino.

El gobierno de Estados Unidos confirmó hoy que abrirá un proceso de investigación para determinar si el biodiésel argentino entra a ese país con ventajas comerciales que perjudican a los productores locales.

Se trata de un baldazo de agua fría para la producción nacional del biocombustible. El biodiésel es la principal exportación argentina a Estados Unidos. A su vez, el 90 por ciento de la producción local exportable tiene como destino ese país. Por la investigación, las operaciones quedaron virtualmente paralizadas, ya que los posibles compradores detuvieron los negocios ante la probabilidad de que Estados Unidos imponga aranceles provisorios.

La medida se conoció días despúes de que la administración de Donald Trump autorizara el ingreso de limones, aunque de manera parcial. Argentina puede exportar limones por 50 millones de dólares a Estados Unidos. El año pasado, el país le vendió biodiésel por más de u$s 1000 millones.

La Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos, un órgano independiente de la Secretaría de Comercio de ese país, votó por unanimidad iniciar la investigación contra le biodiésel proveniente de Argentina e Indonesia. Fue ante un reclamo de pequeños productores del biocombustible, que denunciaron subsidios y precio de dumping.

El gobierno argentino y los productores radicados en estas tierras -entre ellos, importantes multinacionales de origen estadounidense- rechazaron la acusación.

Pero la comisión determinó que existe un indicio razonable de daño importante a los productores estadounidenses, o una amenaza de daño. Y dio curso a la investgiación, según la agencia Bloomberg.

Fuentes del sector explicaron  que la decisión era previsible y que ahora se abre una instancia que duraría hasta septiembre. La esperanza de los argentinos es que durante estos meses la comisión reúna pruebas que demuestren que el producto argentino no goza de privilegios. Pero las operaciones quedarán paralizadas hasta entonces. "No se generan nuevos negocios, porque en algún momento ellos pueden poner un arancel provisorio. Se embarca la mercadería ya comprometida", explicaron.

Los productores estadounidenses de biodiésel pidieron gravar al producto argentino con un arancel del 23 por ciento. El gobierno de Estados Unidos todavía no decidió al respecto

Te puede interesar