La creyó muerta y se entregó